Bienvenidos a los años 90, a la década del grim and gritty, a unos años plagados de dientes, pistolones, músculos, silicona, poses chachis y... 100% Marvel HC Veneno: Noches de venganza & Guerra de simbiontes

Bienvenidos a los años 90, a la década del grim and gritty, a unos años plagados de dientes, pistolones, músculos, silicona, poses chachis y actitudes macarras. En este caldo de cultivo el personaje de Veneno llegó al estatus de personaje de culto. Tanto, que fue recompensado con la publicación de su primera miniserie titulada:Protector letal, una historia escrita por David Michelinie y dibujada por Mark Bagley y Ron Lim. La serie tuvo un impacto brutal en el mercado, y su primer número encabezó la lista de los más vendidos de Diamonds, un logro muy importante pues en esa época reinaban los excesos de Image Comics.

venganza

El éxito de la miniserie, a lo que debemos sumar la enorme popularidad de Veneno, provocó que si bien desde Marvel no se atrevieran a dedicarle una serie regular (la primera cabecera ongoing que tuvo el personaje fue bien entrado el siglo XXI, dentro de la olvidada línea Tsunami), al menos contase con un buen número de miniseries encadenadas que garantizaban la presencia mensual del simbionte en las tiendas de cómics. De hecho, las dos miniseries de cuatro números que nos ocupan fueron publicadas entre agosto de 1994 y marzo de 1995.

Ya en pleno 2019, y gracias al taquillazo que fue la película de Veneno, desde Panini Cómics están reeditando por PRIMERA VEZ dichas historias del simbionte de Eddie Brock. Con la salvedad de la mencionada Protector letal, el resto están siendo reunidas de dos en dos en tomos de tapa dura en formato 100 % Marvel. Una reedición muy esperada, pues las escasas copias que podían encontrarse en el mercado de segunda mano tenían unos precios absurdamente altos.

Veneno

Pero mejor vamos a entrar en materia. La primera miniserie se títula: Noches de venganza. Guionizada por Howard Mackie, nos presenta a Veneno haciendo equipo con Venganza. Para quienes no conozcan al personaje, simplemente decir que es un ejemplo más del exceso de Marvel en los noventa. Venganza es el alter ego del Capitán Michael Badilino, quien fue elegido por el reino celestial para ser portador de Venganza, un espíritu de la ídem más salvaje si cabe que el Motorista Fantasma. Exacto, en La casa de las ideas pensaron que era necesario crear una versión híperviolenta de un personaje que de por sí no era una hermanita de la caridad. Como apunte, hay que añadir que en 1992 los personajes oscuros y de terror de Marvel contaban con su propia línea editorial llamada Hijos de la Medianoche.

Howard Mackie consigue realizar una miniserie entretenida en clave de buddie movie en la línea de Doble impacto o Tango & Cash. Ambos antihéroes serán el centro de una cacería de una raza alienígena que funciona como un virus tecno orgánico (no, no estoy hablando de la Falange), que ha infectado a un grupo de mercenarios tras los que andaba Badilino. La historia es una sucesión de escenas de acción con los bichos tratando de cazar a los protagonistas en una jungla. Los paralelismos con la primera entrega de la saga Depredador de John McTierman son evidentes. Por supuesto no llega a los niveles de acción y tensión de la película, pero el resultado es cumplidor y se deja leer con sumo placer culpable. En la parte artística encontramos a Ron Lim, uno de esos artesanos de Marvel que podían sacar varios tebeos al mes sin que su calidad (normalmente justita) se resintiese mucho. Lim cumple de sobra con el cometido con un estilo que no encandila, pero tampoco molesta.

venom

La segunda miniserie lleva por título: Guerra de simbiontes (aunque en inglés se titula Separation Anxiety). En España fue bastante popular porque en aquella época se editó el juego para Megadrive y Super Nes de idéntico nombre, que nos fue vendido como una secuela del maravilloso beat ‘em up Maximum Carnage. Repitiendo Howard Mackie en los guiones, lo primero que hay que decir es que si no se lee el Spider-Man V.2 7 de Fórum, te puedes perder bastante con la historia, ya que lejos de coger a Veneno tal y como lo dejamos en la anterior miniserie, nos encontramos con que Eddie ha sido separado de su simbionte y está siendo retenido en unas instalaciones del gobierno. En el mencionado tebeo de Fórum (que esperemos que Panini reedite cuando toque), se narraba dicho divorcio forzoso. La verdadera juerga de esta miniserie viene con la presencia de los cinco simbiontes que fueron dados por muertos en Protector Letal. De estos cabría destacar a Riot, que fue el antagonista de la cinta protagonizada por Tom Hardy.

Howard Mackie hace lo posible por darle voz a cada uno de los personajes, haciendo hincapié en el drama que tienen sus portadores humanos por compartir consciencia con sus pegajosos compañeros. Sin embargo, Mackie nunca fue demasiado bueno a la hora de plasmar el drama en sus guiones y esto se nota en una historia que avanza a trompicones y donde lo único que uno espera como lector es la reunión entre Brock y el Klyntar con el consiguiente reparto de hostias. Al menos en la parte artística salimos ganando con Ron Randall, un artista que si bien se dejaba atrapar por los tópicos y tendencias del momento, tenía la decencia de no dejar de lado totalmente las labores de narrativa consiguiendo unas páginas legibles y espectaculares a partes iguales. Por desgracia Guerra de simbiontes promete bastante más de lo que da.

simbionte

En definitiva, estamos hablando de unos cómics que son hijos legítimos de la época que les toco vivir. Al final se limita en querer entrar o no en el juego. En mi caso, servidor entra con gusto.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

  • XAVI

    23 septiembre 2019 #1 Author

    «Es que eran los noventa…» de Alejandro Martínez es lo primero que me viene a la cabeza con Venom. Y ojo que no lo digo para mal. Fue la primera «colección» que empezé a hacer en serie, luego seguría con Spider-Man y retomaría al Capitán América. La jugada de las miniseries o «limiteds» la verdad es que estuvo muy en boga (crear miniseries para no arriesgar al cierre de una colección de un personaje de moda fue una buena jugada, en mi humilde opinión).

    Noches de Venganza es muy «hija de su época». Si mal no recuerdo se empezaba a crear un universo propio con el personaje con conceptos e ideas como la comunidad de sintecho de San Francisco, Beck Underwood y todo el elenco de secundarios creados por Michelinie. Aquí, se intuía un conato de crear su propia galería de supervillanos para ver como iba la transición villano/héroe oscuro. De hecho, si no recuerdo mal, no sé si fue Cels Piñol o Alejandro Martínez Viturtia (disculpa, no lo recuerdo) que escribieron un artículo respecto del cambio del paradigma del héroe clásico con el de los 90 (grimm and gritty) en que los principales héroes tenían sus versiones «oscuras» o «extremas» – Capitán América al USAgente, Iron Man a Máquina de Guerra, Thor a Thunderstrike, Motorista Fantasma a Venganza. En este caso, tenemos a Spader-Man/Venom.

    El caso de la segunda miniserie, si, como muy bien dices entronca con la colección regular del Trepamuros y con el enfrentamiento con la Araña Escarlata. Como muy bien apuntas, Howard Mackie desarrolla un poco más la historia iniciada en «Protector Letal» que luego veríamos desarrollada en Planeta de Simbiontes de donde se toman también conceptos para la película. De hecho, en la película salen, a mi juicio, varios elementos interesantes (y otros desaprovechados).

    Por cierto, antes de estas dos hubo varias «limiteds» más bastante curiosas.

  • Txema Sáez

    23 septiembre 2019 #2 Author

    Sip, antes de estas limiteds, hubo otras cinco. Pero esas no las he tenido que reseñar XD

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com