Siempre se ha dicho que los años noventa fueron bastante catastróficos para La casa de las ideas. Si bien es cierto que fue la... 100% Marvel HC. Los Vengadores: Primer signo

Siempre se ha dicho que los años noventa fueron bastante catastróficos para La casa de las ideas. Si bien es cierto que fue la década en la que se publicaron tebeazos como Marvels o Las historias jamás contadas de Spider-Man. Lo que son las series regulares pasaron por unos años bastante complicados, en especial los que van del 95 al 97. En Spider-Man teníamos mil clones, como mil eran los eventos que asolaban la hipertrofiada franquicia mutante (con la excepción quizás de La era de Apocalipsis). Pero nada comparado con lo que sufrieron Los Vengadores y sus títulos derivados.

capi garney

La familia de colecciones editada por Ralph Macchio tuvo un colapso creativo del tamaño del Big Ben. Una huida hacia delante que provocó que se tomasen decisiones drásticas, casi salvajes… Casi se podría decir que cualquier cosa era válida con tal de llamar la atención de los lectores que ya se habían cansado de las portadas con brillitos, hologramas cutres y demás artificios. La lista es enorme, pero por citar a algunos de los casos más célebres ¿Dejamos a Thor sin poderes y lo liamos con la encantadora? Check ¿Hacemos que Tony Stark se rebele como un traidor y lo cambiamos por su “yo” adolescente? Sujétame el cubata ¿Convertimos a la Avispa en una mutante? Qué coño ¿Por qué no? Por no mencionar que los diseños de personajes parecían hechos por el diseñador de personajes de Super Mario Bros… la película.

El Capitán América en manos de Mark Waid y Ron Garney era un oasis en el desierto, la mejor serie regular que se publicó en aquellos tiempos. Pero ni con el favor de la crítica y el público logró evitar la hecatombe de la saga de Onslaught con el posterior relanzamiento de los héroes clásicos de Marvel en lo que hoy recordamos con un rechinar de dientes como Heroes Reborn. ¿Cómo es posible que los grandes iconos históricos de Marvel, aquellos sobre los que la editorial había levantado su mitología no le importasen a nadie? Una bancarrota, un buen número de proyectos audiovisuales fracasados o que no había llegado a buen puerto, la venta de parte del activo a una empresa juguetera como Toy Biz… Todo eso aunado a un conjunto de guionistas mediocres y dibujantes de decimocuarta fila que aspiraban a ser el nuevo hot artist provocó el hundimiento de auténticas leyendas.

promo poster

Así podemos llegar a entender que ante esta mezcla de desesperación y desidia editorial vieran la luz dentro de la franquicia crossovers como La encrucijada o Shock temporal. Historias que nunca han sido reeditadas en nuestro país y que al contrario a otras mediocridades como Matanza Máxima o Triunfo y Tragedia del bueno de Spider-Man nadie ha reclamado tampoco. Con la vista puesta en el relanzamiento de Iron Man, Capitán América, Vengadores y Los 4 Fantásticos (que se olvidasen de Thor fue algo sangrante) a apenas seis meses vista se publicó el crossover Primer signo, una historia en cuatro partes que casi se podría considerar el canto de cisne de los Vengadores originales. No es una historia memorable, pero por lo menos fue tan entretenida o disfrutable como intrascendente u olvidable.

Digo que fue intrascendente porque poco importaba lo que pudiera ocurrir en ella pues sus protagonistas se aproximaban de manera inexorable e imparable a su ocaso. Primer signo comenzó a publicarse en marzo de 1996 dentro de la colección del Capi con los mencionados Waid y Garney al mando, con este tándem creativo la calidad estaba asegurada, de hecho el comienzo del crossover, que a juzgar por su ejecución (que interfiere en todas las tramas de las series implicadas) fue una imposición improvisada por la cúpula directiva, es lo mejor de toda la historia con el Capi y Sharon Carter pidiendo explicaciones a una Shield que estaba descompuesta por la aparente muerte de Nick Furia (ni dos años duró) en la historia Doble filo.

tony

Sin entrar en materia de spoilers decir que en Primer signo la organización terrorista Zodiaco crea una cúpula sobre Manhattan que deja a esta sin energía. Por supuesto la no intervención de los héroes provocaría la muerte de millones de personas. Al Capi, le siguieron los cruces en Thor, Iron Man y finalmente Vengadores. Cuatro números de 24 páginas donde la acción va saltando directamente de una a otra. Leída hoy en día puede resultar interesante porque además de ser entretenida como ya hemos dicho sirve como reflejo del estado de la editorial. Así veremos escenas tan sangrantes como un Thor que ya no tiene poderes pero sigue siendo digno de blandir su martillo o un Tony Stark adolescente cuya mayor preocupación es no confundirse eligiendo profe para su semestre en la universidad.

thor ps

En la parte creativa encontramos a dibujantes como Mike Deodato Jr. en Thor que ya tenía la fuerza explosiva que le caracteriza o un Jimmy Cheung en Iron Man(que necesitó de dos dibujantes para acabar el número) que empezaba a dar sus primeros pasos en la industria. Especialmente lamentable es el caso de John Stamena que se encargó del cierre de la historia en Avengers con estilo lamentable lleno de carencias narrativas. No menos acertada fue la labor de Terry Kavanagh que no en vano se ganó el apodo entre el fandom del Howard Mackie malo. El bueno de Terry se encarga de las cabeceras del Vengador dorado y Los héroes más poderosos de la Tierra, ni que decir tiene que a su carrera no le quedaba mucha más vida que la franquicia que ayudó a destrozar.

En definitiva ¿Estamos ante un tebeo recomendable? Pues me atrevería a decir que sí por su “valor histórico” o por lo rápidamente que se lee. Tan solo os digo, que no hace mucho se han editado tebeos peores de Los Vengadores, Mark Waid te miro a ti.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

  • XAVI

    9 mayo 2020 #1 Author

    Interesante artículo, Txema. Tocas una época muy convulsa llena de muchas miniseries, muchas ideas (no todas buenas) y crisis a nivel tanto editorial como argumental.

    «Siempre se ha dicho que los años noventa fueron bastante catastróficos para La casa de las ideas» – «Matanza Máxima o Triunfo y Tragedia del bueno de Spider-Man nadie ha reclamado tampoco» Si mal no recuerdo, MM fue reeditada en formato Obras Maestras (curioso formato para esa aventura). Lo de Triunfo y Tragedia, no lo discuto, aún así merece una revisión por lo que implicaba (Harry Osborn atacando desde la tumba, los padres de Peter, el Buitre de joven, etc). «además de ser entretenida como ya hemos dicho sirve como reflejo del estado de la editorial.» – Tal cual lo expones.

    Por otro lado, este mini-crossover como apuntas nos muestra el bajón de la editorial en aquella época. No queda muy claro el «nuevo zodíaco», sólo conocemos a unos de sus miembros, desconocemos sus motivaciones y su único objetivo es devolver a la edad oscura a la ciudad que dicho así, a corto plazo pues no acaba de cuajar pero mejor desarrollado pues igual si. Tal vez lo orquestraron todo para confluir en Onslaught y de perdidos al río.

    Por cierto, toda esta etapa no de traerme a la memoria la portada del Especial Vengadores: La Encrucijada en que aparecen todos con trajes ala IMAGE. Con un Thor que apenas aparece con un traje que apenas llegó a usar.

  • XAVI

    10 mayo 2020 #2 Author

    Por cierto, como muy bien apuntas, Heros Reborn tenía unas buenas ideas y buenos puntos de partida pero no acabaron de cuajar. Por lo menos, en algunos casos (Cap. América) la cosa partía de una base inestable pero que luego fue cogiendo forma.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com