Alguien ha puesto precio a la cabeza de Daredevil y el precio es lo suficientemente alto como para atraer a cualquier asesino a sueldo... 100% Marvel: Daredevil 12 – Identidad

Alguien ha puesto precio a la cabeza de Daredevil y el precio es lo suficientemente alto como para atraer a cualquier asesino a sueldo de Nueva York. No creerás quién es el cliente. Además: descubre qué fue de Kirsten McDuffie.

Matt Murdock siempre ha tenido problemas para gestionar su identidad secreta. Al tratarse de uno de los abogados más famosos de Nueva York, no le resulta fácil pasar desapercibido vestido de de paisano. De ahí que en numerosas ocasiones haya tenido que recurrir a amigos como Peter Parker (Spiderman) o Danny Rand (Puño de Hierro) para que se hagan pasar por Daredevil, a fin de que nadie pueda relacionar al Hombre sin Miedo con el abogado ciego. No obstante, ha habido momentos en que nuestro héroe ha sido desenmascarado, como en la legendaria Born Again, en la que su secretaria y amante Karen Page vende la identidad secreta de Matt Murdock a cambio de un chute de heroína, o la etapa de Ed Brubaker, cuando es desenmascarado públicamente y tiene que lidiar no sólo con sus propios enemigos, sino también con los medios de comunicación. Por último, en la reciente etapa de Mark Waid, Matt acabó ejerciendo como abogado de día y luchador contra el crimen a cara descubierta de noche (y qué diablos, también durante el día). Esto le proporcionó una liberación y una sensación de bienestar y euforia que hacía mucho que no sentía, y que muchos aficionados estábamos deseando que volviera a experimentar, después de décadas de ser el saco de boxeo emocional de Marvel. No obstante, al llegar Charles Soule (La Cosa del Pantano, Obi-Wan & Anakin) a la colección, la identidad de Daredevil seguía siendo secreta. ¿Cómo era eso posible? ¿Qué había ocurrido? Y como los lectores no dejaban de preguntárselo a Soule en las convenciones, se decidió por fin a contarlo.

identidad

Dibujo de Goran Sudžuka

En realidad, Soule había estado dejando pistas durante el último año, tejiendo una trama subyacente que se prolongaría durante muchos números, y que acabara por explicar por qué todo el mundo había olvidado que Matt Murdock y Daredevil eran la misma persona. Por consiguiente, este tomo es tanto una continuación de las tramas desarrolladas en el arco anterior (como el ataque fatal a Punto Ciego) como un interludio narrado a posteriori, y que explica lo que a tantos lectores les extrañó al principio del presente volumen.

Este tomo empieza con dos números en los que Daredevil se culpa constantemente del daño que sufren los que le rodean y le quieren, desde Elektra a Karen Page, y desembocando en su ayudante Punto Ciego postrado en una cama de hospital. Esto le lleva a conocer a un extraño sacerdote con el que primero se sincera y luego se confiesa, que parece descender de una extraña e ignota orden de monjes guerreros, similares a los caballeros templarios. En su búsqueda de perdón, redención, o salvación, Matt pone en orden sus pensamientos y va en busca de su némesis, que resulta ser el único en posesión de una posible cura para Punto Ciego. Dos números intensos, con cierta dosis de introspección, pero sin resultar aburrida, en los que Charles Soule indaga en el pasado de Daredevil para llevarle a un punto desde el que la única forma de avanzar es dando un paso atrás. Todo ello ayudado por el dibujo del croata Goran Sudžuka (Hellblazer, La historia oculta), quien dota a sus páginas de un aire fresco, pero sin abandonar el clasicismo que muchas veces caracteriza el cómic de superhéroes.

identidad

Dibujo de Marc Laming

Los cuatro números restantes que componen este tomo están dedicados a explicar cómo la gente de todo el mundo olvidó quién es Daredevil (o, mejor dicho, cuál es su identidad secreta). En un rocambolesco ejercicio de retrocontinuidad (o postverdad, creo que lo llaman), Soule nos cuenta una historia con la novia de MattKirsten, el Hombre Púrpura y los niños púrpura (a quienes conocimos en números anteriores) que ata los cabos que quedaban sueltos y deja todo atado y bien atado para continuar con la trama presente (recordemos: la herida fatal de Punto Ciego y cómo podría curarse). Leer esta historia ha sido como sacarse esa molesta piedrecita que uno del zapato antes de seguir caminando. Aquí el dibujo vuelve a recaer en Ron Garney (JLA: Reglas sindicales, La herencia de la ira), a quien aquí he visto menos inspirado (o más agobiado) que en otros trabajos. Igual es cosa del entintado, o que su estilo ya no me enamora tanto como al principio, pero ha sido como se hubiera roto la magia. Una lástima, porque era un autor que me estaba empezando a encandilar, y estos 3 números han sido una especie de desengaño. En medio del arco argumental, el número 19 USA está dibujado por el británico Marc Laming (Los Nuevos Invasores, Star Wars: El Despertar de la Fuerza), con un estilo en el trazo más definido que el de Garney, y más cercano al estilo de los dibujantes clásicos.

Este tomo de Panini recoge los números 15 al 20 del volumen 5 USA, y las portadas alternativas, algunas obra de autores clásicos como Neal Adams y Joe Jusko. Ya ha quedado todo atado y bien atado por Charles Soule: ahora sólo queda seguir disfrutando de la historia que venía desarrollando hasta ahora. A ver por qué nuevos caminos nos lleva.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 12,35
Summary
Review Date
Reviewed Item
100% Marvel: Daredevil 12 - Identidad
Author Rating
31star1star1stargraygray
Compartir:
Jesús Tomás Dado

Jesús Tomás Dado

Lector de tebeos desde hace 40 años, antes de que se llamaran novelas gráficas. Totalmente enganchado a la lectura, el cine y y los dónuts de Lacasitos, pero vamos, que puedo dejarlo cuando quiera. Los dónuts no, lo otro.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com